Nomad connexion

móviles e internet

¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone?

Adiós a los cables y hola a las facilidades. Las redes inalámbricas se han apoderado de muchos hogares al ser la forma más cómoda de conectar todos los dispositivos de estos a internet.

Una nueva solución que plantea nuevas dudas y técnicas. Seguramente estás aquí porque quieres saber cómo hackear contraseñas Wi-Fi en PC, en Android y en iPhone; y debes saber que has llegado al sitio más adecuado.

¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone?

Te vamos a explicar todo eso, los requisitos e incluso las medidas de seguridad para que no hackeen tu red.

Qué es necesario para piratear una contraseña de Wi-Fi

Antes de ponernos manos a la obra, y de que te pongas tú, vamos a hacer una aclaración muy importante: todo proceso de hackeo o espionaje necesita cumplir con requisitos.

Siempre que hay procesos informáticos de por medio, hay que conocer el software, conocer las herramientas, conocer las leyes y ver qué hace falta para que todo fluya con naturalidad y sin inconvenientes de ningún tipo.

Los métodos que vamos a ver para piratear contraseñas Wi-Fi son completamente legales y, además, te garantizamos que funcionan.

Pero para que esto sea así, es fundamental que cumplas con las necesidades esenciales, con los requisitos fundamentales tanto técnicos como legales para que todo vaya bien.

Es una ley no escrita que se aplica tanto a este procedimiento como a cualquier otro de monitoreo, sea hackear cuentas de WhatsApp o incluso monitorizar chats de Messenger.

Aunque también vamos a hablar de leyes reales a continuación, además de tratar también los requisitos técnicos que debes cumplir. 

Todo suma si quieres buenos resultados y, también, si no quieres toparte con sanciones económicas o penas peores por no cumplir lo que dictan las leyes.

Cuidado con el aspecto legal

El aspecto legal es el más importante de todos, aunque también el más simple. ¿Eres un padre que va a hackear el wi-fi de casa porque hay problemas con la clave? En ese caso, te decimos lo mismo que a los padres que quieren ver los chats de Facebook de sus hijos: puedes pasar al siguiente apartado.

¿Por qué? Porque la ley establece dos condiciones muy simples para poder piratear redes Wi-Fi y solo exige que se cumpla una de ellas en cada caso: tener la tutela legal de la persona que posee la red Wi-Fi o, en su defecto, tener consentimiento para piratear su contraseña.

Estos son los dos posibles escenarios en los que tienes libertad total para proceder con el pirateo y aplicar nuestros métodos. Huelga decir que, si se hace con fines didácticos y en entornos totalmente controlados, también se puede proceder porque se da por sentado que hay permiso para ello.

No obstante, si no cumples ninguno de esos dos posibles casos, entonces lo mejor es que dejes de actuar y no sigas nuestra guía. Te puedes enfrentar incluso a penas de hasta 5 años de cárcel.

Mejor, usa un ordenador

Aunque puedes realizar los métodos de hackeo en diferentes dispositivos, lo cierto es que el mejor camino a seguir es el de utilizar el PC.

Aquí no sucede como cuando explicamos los métodos para espiar cuentas de Instagram, que puedes usar prácticamente cualquier dispositivo con buenos resultados.

Vamos a tener que atacar una red inalámbrica con varios trabajos en paralelo, y para eso hace falta un equipo capaz de llevar a cabo una labor así.

Sí, también puedes descifrar contraseñas con teléfonos Android o con iPhone, y aquí explicaremos como hacerlo; pero, si de verdad quieres garantías totales y acabar rápido con el procedimiento, haz caso a lo que te decimos: usa un ordenador.

Ya te hemos explicado todo lo que necesitas para poder hackear contraseñas de redes inalámbricas; pero ahora viene lo más importante. Vamos a explicarte los métodos que tienes a tu disposición.

Cómo hackear contraseñas de Wi-Fi

Existen varias formas de piratear claves de redes Wi-Fi actualmente, como ya hemos venido adelantando todo este tiempo. Con las contraseñas de redes inalámbricas ocurre como sucede con el espionaje de teléfonos móviles, que no hay un solo camino para conseguir lo que se desea.

Antes de avanzar, además de insistir en que utilizar el PC es la mejor forma de conseguir la contraseña que deseas y lo importante que es asegurarte de cumplir con las condiciones legales, también tenemos que decirte que no vas a tener que preocuparte por hacer pagos. Ninguna de las soluciones de esta guía es de pago, de hecho, todos los métodos que vamos a ver son gratuitos.

Eso sí, ten muy presente que el método no suele ser corto, aunque tampoco complicado. Uses el medio que uses, es probable que tengas que aplicar modificaciones al dispositivo, como por ejemplo instalar Jailbreak en iPhone o rootear el móvil Android que vayas a usar.

Todo necesita cierta preparación y bastante paciencia, ya que descifrar estas claves no es una tarea fácil para el dispositivo.

Con todo esto aclarado, e insistiendo muchísimo en que no descargues apps gratuitas de hackeo por tu cuenta (puedes hacer que tu dispositivo se convierta en una facilísima diana para hackers con muy malas intenciones), vamos a ver ahora las mejores formas de obtener acceso a la red Wi-fi que desees y que, por supuesto, esté dentro de tu alcance.

Piratear la red Wi-Fi en PC

Como ya hemos señalado por activa y por pasiva, utilizando tu ordenador es como vas a conseguir los mejores resultados cuando te pongas manos a la obra con el pirateo de la contraseña de la red Wi-Fi.

La potencia de los equipos, sobre todo de los más modernos, es una garantía absoluta de que no haya problemas durante el proceso, y de que la recogida y envío de datos funcionen a la velocidad adecuada.

Para poder seguir este método que planteamos, vas a necesitar contar también con una unidad USB externa y portátil con al menos 1 GB de espacio, ya que vas a tener que alojar en su interior una variante del sistema operativo Linux conocida como Kali (existen también otras distribuciones como Airoway que funcionan muy bien).

Asimismo, es importante que sepas cómo acceder a tu BIOS, porque es necesario para cambiar los parámetros de arranque del ordenador.

No te preocupes si parece que la cosa se complica, porque no es difícil en absoluto. Ahora vamos a ver qué tienes que hacer paso a paso para poder hackear la red Wi-Fi que desees con tu ordenador.

Sigue las indicaciones que te vamos a dar y te adelantamos que obtendrás la contraseña en el menor tiempo posible:

  1. En primer lugar, accede a la BIOS de tu ordenador para seleccionar la unidad USB como unidad de arranque. Pulsa la tecla “Supr” repetidamente nada más encenderlo, o prueba con “F2”, y una vez dentro, busca la sección de arranque o “Boot” para ello.
  2. Una vez estés en dicha sección, tan solo tienes que desactivar que el disco duro sea el primero a acceder en el equipo y seleccionar en su lugar la unidad USB. Ten el pendrive, o lo que vayas a usar, conectado para que no haya problemas de detección,
  3. Hecho lo anterior, reinicia guardando la configuración y mantén el USB conectado. Espera unos segundos hasta que pase el inicio habitual de tu ordenador.
  4. Acto seguido, verás que el arranque cambia. Lo que estás viendo es la ejecución de Linux, así que tan solo espera unos segundos hasta que termine y puedas empezar a utilizarlo.
  5. Ya dentro, abre la consola de comandos a través del menú principal. La ventana que tendrás frente a ti será la que verás durante varias horas.
  6. Dentro de la consola, comienza por introducir “airmon -ng”. Este comando es el que necesitas para ver si tu tarjeta inalámbrica es compatible con lo que vamos a hacer. En el caso de que falle, tendrás que pararlo todo y cambiarla; aunque, si va bien, podrás seguir sin problema.
  7. Después de lo anterior, escribe el comando “airmon -ng check kill” en la misma ventana, así limpiarás procesos innecesarios y harás que el PC se centre en esta tarea.
  8. Acto seguido, es el momento de usar el comando “airmon -ng start wlanX”, con el que activar el modo monitor de la tarjeta wifi. La “X” será el número aparecido dentro del campo “Interface” en el listado que tuvo que aparecer por pantalla en el punto 6. En esta guía vamos a suponer que, en lugar de la X tenemos un 0. Así, el comando sería “airmon -ng start wlan0”.
  9. Vamos ahora con otro comando en la misma consola. Tienes que escribir “airodump -ng wlan0mon” después de lo anterior para así hacer que la tarjeta de red comience a trabajar y capte la señal de redes cercanas.
  10. Después de eso, y con el enorme listado que tendrás ahora por pantalla, tienes que fijarte en datos. Céntrate en la columna “ESSID”, porque en ella debes localizar la ID de la red que vas a hackear. Una vez la localices, anota los datos que le corresponden en las columnas “BSSID” y “CH”. Los vas a necesitar.
  11. Siguiendo en la misma ventana, tienes que escribir el comando “airodump -ng -CH -bssid BSSID -write (nombrefichero) wlan0mon”. En BSSID y CH tienes que escribir los que apuntaste en el paso 10. En cuanto a “nombrefichero”, ahí debes escribir cualquiera, uno que puedas memorizar en el futuro.
  12. Tras esto, es el momento de abrir otra ventana más con una nueva consola de comandos. Vamos a hacer un barrido de toda conexión que haya en la red para poder aprovechar un mayor “cauce” de datos y conseguir la información de la clave antes. En base a esto, es aconsejable que actúes de noche.
  13. En la nueva ventana que has abierto, introduce directamente el siguiente comando: “aireplay -ng -0 10 -a BSSID – e ESSID wlan0mon”. Donde hemos puesto “BSSID” y también “ESSID”, debes escribir los datos correspondientes a la red objetivo.
  14. Ahora, lo que tienes que hacer es cambiar a la otra ventana que abriste al principio mientras dejas que esta haga su trabajo.
  15. De vuelta a la ventana en la que empezaste, avanza en el monitoreo con la introducción de este comando: “aircrack -ng (nombrefichero) -w (diccionario)”. En “nombrefichero” debes poner el que creaste en el paso 11, mientras que en “diccionario” debes poner el del diccionario de la herramienta de hackeo. Podrás encontrarlo explorando los ficheros de la carpeta de esta, en formato .txt.
  16. Una vez hecho todo lo anterior, es el momento de retirarte del equipo. Tienes que dejar que haga su trabajo durante el tiempo necesario hasta que logre dar con la contraseña de la red. Aquí no podemos darte cifras exactas, porque puede tardar desde minutos hasta horas.
  17. Cuando la herramienta haya logrado su objetivo, podrás ver que en el ordenador aparece un texto sencillo con el mensaje “KEY FOUND !”. A su lado estará la contraseña de la red. Ya la tienes.

El método que acabamos de explicar funciona con cualquier red inalámbrica abierta actualmente, por muy dura que sea la contraseña que tiene.

Puede tardar más o menos, dependiendo de si el diccionario empleado es lo suficientemente amplio o si tiene que recurrir a la fuerza bruta para averiguarla. Por eso, además de aconsejarte que hagas estos pasos de noche, también insistimos en que no es bueno tener prisa, ya que el proceso puede ser bastante largo.

Piratear la red Wi-Fi en Android

Si alguna vez has buscado guías para espiar móviles Android, seguramente lo que te expliquemos ahora te resulte, cuanto menos, familiar.

Vamos a utilizar una herramienta gratuita para monitorizar la red wifi objetivo y poder dar con su clave; aunque, como ya hemos mencionado por activa y por pasiva, si realmente quieres no tener problemas de ningún tipo, sube al apartado que hay sobre este párrafo y sigue los pasos del método en PC.

En el caso de que optes por el camino de Android, sea porque quieres probar o porque no te queda remedio, podemos afirmar que la probabilidad de conseguir buenos resultados no es baja.

Las herramientas que vamos a ver aquí funcionan bastante bien, aunque también ponen por delante algunos requisitos bastante especiales.

En concreto, vamos a usar la app BCmon, y la vamos a acompañar con Reaver. Ambas son soluciones gratuitas que puedes encontrar por internet fácilmente y que es bastante rápida a la hora de trabajar, aunque exige dos cosas: la primera, que rootees tu smartphone si quieres que funcione bien; la segunda que su antena Wi-Fi parta del chip BCM4329 o el BCM4330 de Broadcom. Si no es así, directamente no funcionará.

Si exploras un poco por tu cuenta, o buscas otras opciones, también podemos recomendarte otra app gratuita que se llama Androdumper.

No es tan potente, aunque sí es más fácil de usar ya que no requiere Root. Aun así, si quieres más probabilidades de éxito, te aconsejamos que sigas los pasos que vamos a ver ahora:

  1. Lo primero que tienes que hacer, con tu teléfono ya en la mano, es cambiar los ajustes. Debes permitir la instalación de apps de origen desconocido, ya que el software a usar no proviene de la tienda de Google.
  2. Tras eso, abre el navegador web y busca la app BCmon de la que hemos hablado antes. Tardarás poco en localizarla y, cuando lo hagas, procede a descargarla. Obtendrás un archivo en formato .apk.
  3. Cuando se haya descargado este fichero en tu terminal, ábrelo para que comience la instalación. Es posible que el SO te pregunte por seguridad, pero afirma para avanzar con el proceso.
  4. Una vez haya terminado de instalarse, tienes que volver al navegador web. Ahora debes buscar la aplicación Reaver. Esta es la clave para atacar la seguridad de la red Wi-Fi para poder hackear la contraseña. Cuando la localices, descarga el archivo apk y ábrelo para instalar.
  5. Ya habiendo instalado todo el software, comienza por abrir la app BCmon. Una vez arrancada, activa el modo monitor del dispositivo.
  6. Sin cerrar la aplicación, cambia la pantalla y abre la app Reaver.
  7. Lo primero que verás será una pregunta sobre el uso legal. Afirma que no tienes intenciones negativas y todo es legal para poder avanzar.
  8. Tras responder, en la pantalla que aparece, elige la red wifi a la que vas a atacar.
  9. Accede a la configuración y repasa los ajustes. Te aconsejamos que marques la casilla “Configuración automática avanzada”. Así, el software indicará los parámetros más adecuados para conseguir resultados.
  10. Después de eso, pulsa el botón para que comience el ataque a la red.
  11. Deja el teléfono trabajar hasta que muestre la clave. El proceso puede durar minutos u horas, así que ten paciencia.

Puede que usar el teléfono móvil no sea el mejor camino; pero, dentro de este campo, la solución de Android es la más eficaz a la hora de conseguir contraseñas de redes Wi-Fi. Si no puedes usar un PC, este método es el más eficaz que hay.

Piratear la red Wi-Fi en iOS

Insistiendo en que el mejor camino es usar un PC para esto, debes saber que, si te decantas por la opción de usar un móvil, también vas a poder usar tu iPhone para obtener la clave de una red Wi-Fi. Es perfectamente posible, aunque no siempre vas a tener los resultados que deseas.

El método que vamos a ver puede ser bastante familiar para quienes han probado alguna vez a espiar un iPhone, y es que las herramientas a usar pueden poner como exigencia la instalación de Jailbreak para desbloquear las medidas de seguridad. Sí, lo vas a necesitar si quieres ver la clave de una red Wi-Fi ajena.

El motivo de esto es que vamos a usar una app llamada Wifi2Me que, si bien es gratuita, no se encuentra disponible en la App Store. Además, para que funcione adecuadamente, necesites que el terminal sea liberado como hemos mencionado en el párrafo anterior. Si no lo haces, no podrás utilizarla.

Aunque es una app bastante cómoda y eficaz, no funciona con todas las redes Wifi disponibles, por lo que pierde eficacia. Aun así, como vamos a ver, su manejo es muy sencillo y puede traer muy buenos resultados:

  1. Busca y descarga la aplicación de Wifi2Me en tu teléfono iPhone. Aunque vamos a centrarnos en el móvil, también puedes usar un iPad para este proceso.
  2. Cuando ya se haya instalado en el dispositivo, arranca la app y verás que aparece un menú de opciones por pantalla.
  3. En el interior del menú, tienes que entrar en la sección “Network” y, a través de ella, elegir la red wifi a hackear.
  4. Antes de seleccionarla, y para que no haya problemas, debes comprobar que aparece marcada como compatible. De no ser así, la app no podrá trabajar y no podrás hacer absolutamente nada. Si es así, selecciónala y sigue.
  5. Tras marcarla, la app comenzará a buscar la clave Wifi automáticamente. Deja que actúe el tiempo necesario.
  6. Pasados unos minutos, o incluso unas horas, aparecerá un mensaje mostrando la clave de acceso a la red inalámbrica. Ya la tienes.

Aunque puede durar muy poco, el procedimiento de descifrado de la contraseña Wi-Fi puede prolongarse incluso horas. Ten paciencia y espera, y mantén el dispositivo conectado a la corriente para que no se apague. Va a consumir muchos recursos.

Cómo impedir el hackeo de tu red Wi-Fi

Cualquiera puede piratear la contraseña de una red inalámbrica si cuenta con el equipo y sigue los métodos que hemos visto aquí. Tú mismo has podido comprobar que no es precisamente un método difícil, aunque sí que puede resultar laborioso en el caso de perseguir los mejores resultados.

El problema de esta facilidad es que la amenaza a ataques de este tipo se acentúa. Tú vas a actuar acorde a lo que dice la ley, pero no todo el mundo actúa como tú, y eso te obliga a tomar medidas para evitar que te roben la contraseña de la red y se cuelen en tu Wi-Fi. Puedes evitarlo, pero para ello hay que seguir ciertos protocolos de seguridad.

Por eso, aquí te vamos a dar dos medidas de seguridad para redes inalámbricas que funcionan realmente bien.

Son dos opciones que, en realidad, también resultan bastante sencillas; pero que se trasladan a unos resultados sobresalientes para proteger tu red y hacer que solo entre quien tú quieras.

Cambio de contraseña

Nunca, jamás, dejes la contraseña que viene establecida por defecto en el router que llega cuando contratas tu línea de internet. Los diccionarios de pirateo de claves las almacenan en su interior, de forma que el proceso para descifrarlas se vuelve infinitamente más sencillo, de hecho, puede durar minutos en lugar de horas.

Lo mejor que puedes hacer en este sentido es establecer una clave completamente nueva, que cumpla las medidas de seguridad, pero que no siga ningún criterio habitual para redes wi-fi.

Usa mayúsculas y minúsculas, alterna símbolos con números e introduce también espacios. Mezcla todo cuanto puedas y así, finalmente, podrás hacer que cualquiera lo tenga mucho más difícil para entrar.

Esta medida no impide que puedan hackear tu contraseña Wi-Fi, pero desde luego hace que la labor sea muchísimo más complicada. Si realmente quieres poner un muro insalvable para cualquiera, el siguiente método es ya el culmen de la seguridad.

Lista blanca de MAC

El código MAC es uno que cada dispositivo posee como identificación única e intransferible. Cada teléfono, ordenador o aparato que pueda conectarse a redes lo posee, y los routers cuentan con una función que permite bloquear cualquier dirección MAC que no se haya introducido en su lista blanca.

Este protocolo de seguridad es extremo, ya que automáticamente niega la conexión a cualquier dispositivo que no se haya indicado. Su configuración es tan simple como acceder al router, buscar el apartado de conexiones y el de bloqueo por MAC.

A partir de ahí, tan solo tienes que introducir los códigos de los dispositivos que sí quieres que se conecten, y ya está.

Puede ser algo engorroso, sobre todo si tienes visitas que quieran conectarse un momento a internet desde sus teléfonos u ordenadores; pero sin duda es lo más seguro que hay ahora mismo. Es imposible flanquear este sistema de seguridad, salvo que se tengan conocimientos informáticos realmente avanzados.

Si usas estas dos medidas, te garantizamos que muy pocas personas podrán conectarse a tu red sin tu permiso. De hecho, lo más habitual es que nadie pueda hacerlo sin tu consentimiento, así que tendrás la red wi-fi de tu hogar o de tu trabajo perfectamente protegida. Un respiro para seguir aprovechando la tecnología sin miedo.